Nosotros

MIGUEL DE CERVANTES

NUESTRO MÁS ILUSTRE ANTECESOR

Dos episodios ocasionan sendas excomuniones de Cervantes, por cumplir con su deber, que era cobrar trigo, aceite y demas provisiones para la Armada a punto de zarpar contra el inglés.

Estos años dedicados a cobrar para la Hacienda Real comienzan en 1587 y duran hasta 1594, pasando entonces a recuperar atrasos de la alcabala en Granada, es decir, a sus morosos.

La crítica no ha explotado a fondo las repercusiones que el oficio de agente cobrador tiene sobre su obra, y muy especialmente, sobre su máxima obra, pues todo indica que El Quijote no seria lo que fue de no haber sido “Cervantes cobrador”.

 

"Nuestro más ilustre antecesor"

“Nuestro más ilustre antecesor”